Pagina Principal Relaciones de pareja Comunicacion Consejos para evadir preguntas incómodas

Consejos para evadir preguntas incómodas

 

A quien no le ha ocurrido que nos hacen preguntas incomodas, y nos obligan a responder aun cuando no queremos hacerlo, terminamos dando una respuesta, incluso en ocasiones de una manera de mala gana. Por eso, les traemos algunos consejitos para que le sea más fácil evadir ese tipo de situaciones.

Comenta sobre la pregunta

Cuando este momento tan incómodo de la pregunta que no queremos responder, puedes seguir el mismo tono de la pregunta con naturalidad y responder inmediatamente no la pregunta, pero sí algún tema relacionado a la forma en que se planteó, o bien, generalizar sobre comentarios que contengan el tema y si en ese momento consigues que alguna otra persona se incluya en la conversación, habrás logrado tu objetivo.

Lo importante es que trates de responder con naturalidad, sin sentirte víctima de una agresión, solamente delimitando tu intimidad. Al fin de cuentas, solo tú sabes si quieres o no responder ciertas cuestiones.

Utiliza el humor

¿A quién no se le olvida cualquier cosa con un buen chiste? El mejor recurso para evadir una pregunta incómoda es el humor. Lo correctos es que cuando estés en una reunión y el tema salga a colación, debes pensar cuáles pueden ser las respuestas más creativas para responder. Ante la pregunta directa, utiliza el recurso con inteligencia. Como explicamos en el punto anterior, trata de que tu respuesta no sea personal ni ofensiva.

Si lo haces correctamente, los demás empezarán a reír y posiblemente dirán algo que ponga fin al momento complicado.

Haz otra pregunta

Aunque puede ser algo retador, ya que esta respuesta dejará en evidencia a quien te pregunta si es que su intención no es la mejor o puede resultar la que denote que te encuentras más a la defensiva. Preguntas como “¿Por qué te interesa ese tema?”, o “¿qué responderías tú?”, son elementales para responder y pasar la presión de responder a quien te interrogó primero. Dependiendo del grado de confianza entre esa persona y tú, también puedes combinar este recurso con el uso del humor.

Responde directamente y desvía la atención hacia otro tema

Esta técnica puede ser especialmente útil cuando te encuentras en una situación inesperada, que dependiendo de tu agilidad mental puedes ejecutar para desviar de forma efectiva la atención sin que se note que evadiste la pregunta. Solo debes hacerlo disimuladamente, sin dar un vuelco en el tema de conversación. En vez de eso, encaminar la charla a un asunto similar pero que saque la presión o reste importancia directa a tu respuesta.

Sé directo

Para una pregunta directa, lo mejor es una respuesta igual de directa, sobre todo si sabes que la persona que te cuestiona no tiene las mejores intenciones de fondo al preguntarte tal cosa, o bien, es insistente y cree que estás evadiendo la pregunta. Es bueno que respondas con calma y recuerda no sentirte ofendido e incluso puedes responder diplomáticamente. Tipo: “No puedo responder eso ahora mismo, te contesto en otro momento” o “no tengo ganas de hablar sobre eso”, sirven para poner un alto y dejar bien claro que no estás en condiciones de contestar a esos cuestionamientos.

 

Comentarios
Añadir nuevo
+/-
Escribir comentario
Nombre:
Email:
 
Título:
 
Por favor introduce el código anti-spam que puedes leer en la imagen.
 

Iniciar sesión de foro


Artículos relacionados:

Ningún articulo relacionado