Pagina Principal Familias Educacion Consejos para ser una mejor familia

Consejos para ser una mejor familia

La unidad familiar es lo más importante que puede a ver, de ello depende el ser un buen individuo a la sociedad y ser una mejor persona con el prójimo.alt

Hoy te hablaremos de puntos clave los cuales serán de ayuda para la familia y tener un torno familiar de amor y unidad.

Has todo lo posible por tener comunicación con todos los miembros de tu familia, solo así puede cultivarse el amor.

El tener una buena relación con tu pareja es fundamental esta es la clave de la unidad familiar.

Evita actuar bajo la influencia de una reacción emocional. Piensa antes de actuar.

Recuerda que el sentido del humor no consiste en reírse de los demás, sino en descubrir lo positivo en cualquier persona o circunstancia.

Como seres humanos todos nos equivocamos, así que perdona las faltas y errores de los demás, recordando que también tú te equivocas.

Apoya en las tareas del hogar y procurando que apoyen todos los miembros de la casa haciéndolo con amor y voluntad. Viéndolo como un juego en familia.

Procura no hacer comentarios negativos eso no es bueno… más bien has énfasis en lo positivo. Esto también dará ayuda a la autoestima de los miembros de la familia.

Interésate  y trata de involucrarte por lo que ocurre o preocupa a tu esposa(o) y tus hijos.

Ofrece a los demás toda la ayuda que sea necesaria y posible. Haciéndolo con una sonrisa.

Como pilares del hogar tenemos que reconoce nuestros errores y faltas. Pidiendo perdón, aún a nuestros hijos.

Por: Luciernaga.

Comentarios
Añadir nuevo
+/-
Escribir comentario
Nombre:
Email:
 
Título:
 
Por favor introduce el código anti-spam que puedes leer en la imagen.
CLAUDIA  - CUANDO Y COMO CONVERSAR CON LA FAMILIA |2013-08-10 10:16
La conversación en el hogar puede contribuir mucho a la felicidad de la familia, de modo que merece el esfuerzo que se requiere para mejorarla. Tanto los esposos como las esposas se sienten bien cuando su cónyuge muestra interés genuino en lo que ellos dicen. Y los hijos aprecian el que los padres escuchen lo que ellos dicen y muestren verdadero interés en ellos. Pero si usted interrumpe o si hojea una revista mientras alguien le habla, o de alguna otra manera indica falta de interés, la conversación en su hogar pronto decaerá. A nadie verdaderamente le gusta hablar a una persona que no está interesada en lo que uno dice.

La hora de las comidas ofrece una excelente oportunidad para conversación edificante entre los miembros de la familia.
Pero nunca organice tanto la conversación de la hora de las comidas que no haya lugar para expresiones espontáneas y el tranquilo disfrute del alimento.

De manera natural cada miembro de la familia puede contribuir a la conversación edificante a la hora de las comidas. Este no es tiempo para ventilar quejas; cosas de esa clase pueden interferir con la digestión. Pero durante el transcurso del día uno oye cosas que son informativas o quizás chistosas. Quizás tenga una agradable experiencia. Quizás lea algo de interés en el periódico o lo escuche por la radio. ¿Por qué no tenerlo presente para compartirlo con el resto de la familia a la hora de las comidas? Antes que pase mucho tiempo, en vez de comer rápidamente y apresurarse a salir, todos verán que esperan con deleite estas ocasiones de hablar unos con otros.

Para los padres, es importante también tener conversaciones personales con cada uno de sus hijos, lejos de los demás del hogar. Los mejores resultados vienen cuando esto se hace en un ambiente de tranquilidad, ya sea en el hogar o al caminar por la calle. Esas conversaciones suministran oportunidad para preparar a un joven para cambios físicos que experimentará en su cuerpo a medida que crezca. También estas consideraciones sacan a flote lo que está en el corazón del joven, lo que son sus verdaderos deseos y metas en la vida, y ofrecen oportunidad para plasmarlos de manera provechosa.

Si, en el transcurso de una conversación de esa índole, su hijo menciona dificultades en que ha estado envuelto, el regañarlo inmediatamente probablemente termine la conversación en ese mismo momento. Y, al recordar el joven esta experiencia pasada, puede que no mencione estas cosas de nuevo.

Lo mejor por lo general es escuchar y sondear con preguntas que muestren comprensión de parte de usted. Entonces puede ayudar bondadosa pero firmemente a corregir los caminos del joven en los casos en que se haya extraviado de los principios bíblicos.

Aunque la conversación es esencial para una feliz vida familiar, eso no significa que alguien tiene que estar hablando en toda ocasión. De hecho, a veces es bueno tener oportunidad para estar uno a solas con sus propios pensamientos, para reflexionar en los asuntos en silencio. Por eso, períodos de tranquilidad y silencio a menudo son apreciados por los miembros de la familia.
 

Iniciar sesión de foro


Artículos relacionados: